Make your own free website on Tripod.com
Minutos de Sabiduria
Historia del Constructor
Home | Pensamientos | Historias | Direcciones | Acerca de mi | Contactame

Un anciano carpintero que estaba por retirarse, habló al contratista que le empleaba de su intención de dejar de trabajar en le construcción y llevar una vida más tranquila con su mujer, gozando de sus hijos y sus nietos.   Aunque echaría de menos el sueldo, tenía que retirarse y de algún modo se las arreglaría.  El contratista muy apenado por la pérdida de aquel buen trabajador, le pidió como favor personal que construyera una sola casa más.  El carpintero accedió, pero pronto se vio que trabajaba a desgana: hacía el trabajo con negligencia y usaba materiales de baja calidad.  Un triste final para una carrera tan delicada.

 

Cuando el carpintero concluyó el trabajo, el contratista vino a inspeccionar la casa.  Después, entregó las llaves al carpintero.   Toma, la casa es tuya le dijo, te la obsequio.  El carpintero quedó asombrado.  ¡ Qué vergüenza!. De haber sabido que estaba construyendo su propia casa, lo habría hecho de manera muy distinta.

 

Así sucede con nosotros.  De pronto nos percatamos,  asombrados, de que habremos de vivir en la casa que hemos edificado.  Si pudiéramos hacerlo de nuevo, lo haríamos de manera muy distinta.

 

Es usted carpintero.  Cada día pone un clavo, una tabla, una viga.  Sus actitudes de hoy, sus opciones, construyen en la casa en la que vivirá mañana. Construya bien.